Dies Irae

La quinta parte de mi no es mía

Interesante artículo de Michael Crichton que leí en El Mundo, aunque lo enlazo a esta bitácora donde hay una transcripción. Resulta que la quinta parte de nuestros genes están patentados, son propiedad de empresas o universidades que esperan, y lo hacen, sacar beneficios de ello. El coste de un medicamento puede incrementarse hasta un 300%, siempre que donde yo viva se permita la venta del producto, el dueño de la patente puede disponer a voluntad de mi gen y sus mutaciones sin pedirme permiso, y para redondear, se limita la investigación por miedo o recursos económicos insuficientes que si permitirían afrontarla sin el pago de derechos. Una de las pesadillas emblemáticas del cyberpunk echa realidad.

Cómo muestra un botón: este es un estadounidense afectado de hepatitis C que no puede medicarse debido a las patentes. Si quieres investigar más esta es la página del buscador de la Oficina de Patentes de los Estados Unidos.

Anuncios

25 febrero 2007 - Posted by | Ciencia, Sociedad

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: