Dies Irae

Eutanasia. Carta abierta al Cardenal Lozano.

Leí esta tarde la entrevista al cardenal J. Lozano Barragán, presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud, a raíz de la muerte por voluntad propia de Inmaculada Echevarría después de pasar 20 años postrada en cama. El 20 de Noviembre Inmaculada solicitó oficialmente la desconexión de la máquina que la mantenía con vida al Consejo Consultivo de la Junta de Andalucía y éste falló a su favor declarando su caso como encarnizamiento terapéutico. El 14 de Marzo los médicos la desconectaron y murió.

Siempre me sorprende, como a muchos, la postura de la Iglesia ante los asuntos de este mundo y la susodicha entrevista no fue una excepción. Transcribo algunos párrafos, el texto completo puede encontrarse en El Mundo previa subscripción.

Sr Cardenal

Javier Lozano Barragán

Presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud

Ante la pregunta de la opinión de la Iglesia sobre el encarnizamiento terapéutico Su Eminencia responde que no es aceptado y lo define como el empleo de terapias desproporcionadas o inútiles aplicadas a un enfermo […] frente a una inminente muerte, que no hacen más que prolongar una penosa agonía. A continuación se cuestiona la noción de desproporcionalidad señalando que dado los ingentes progresos de la medicina actual, lo que ahora se pudiera calificar de desproporcionado e inútil, quizás mañana no lo será […], y pone como ejemplo a la penicilina, que hace 100 años […] era algo absolutamente desproporcionado, porque casi no existía y costaba un ojo de la cara.

Su Eminencia parece olvidar que Inmaculada estuvo 20 años conectada a una máquina sin la cual no podía respirar. En otra palabras, abandonada a sus propias fuerzas esta mujer habría muerto hace mucho tiempo, y no digo que se la debía dejar morir ni mucho menos. Era una enferma terminal y se le aplicó una terapia que alargaba su vida. ¿No es esa la definición de ensañamiento terapéutico? En cuanto a la desproporcionalidad de los métodos no creo que tenga nada que ver con la dificultad y el coste de conseguirlos sino más bien con las circunstancias de su aplicación. Cuando la ciencia consiga mantenernos vivos cuando hayamos sido decapitados en un accidente, ¿sería desproporcionado (e inútil) mantener nuestra cabeza viva y, puestos a divagar, nuestra mente consciente, o no?

A continuación la entrevistadora intenta que Su Eminencia se pronuncie sobre los casos de Immaculada o de PierLuigi Welby en Italia, asuntos que elude (no quiero entrar a hablar de casos particulares) alegando que si se aplican los principios que le he dicho creo que está todo muy claro. […] Si uno tiene principios no tiene dudas. […] sus lectores tiene que tener la inteligencia suficiente como para aplicar ellos solos estos principios a los casos concretos. Y remata lo moral o no moral no se constituye por mayoría de votos. Imagínese […] que hicieramos una votación sobre si estamos en Diciembre y si es de noche, y todos votaran que sí… ¿Significaría eso que estamos en Diciembre y que es de noche? ¿No, verdad? Pues eso.

Su Eminencia sabrá disculparme pero no es lo mismo votar sobre el tiempo que tratar temas morales. Diga lo que diga uno sobre el tiempo éste es un hecho incontestable e ineludible, lo cual no ocurre con la moral. Evidentemente éste es el punto crucial de nuestro desacuerdo. Su Eminencia asume su moral como don de Dios, por tanto indiscutible, pero muchos mortales no estamos tan seguros de eso, por tanto lo discutimos. Un asunto como la muerte no puede ser tratado a partir de principios, Su Eminencia, no existe un manual de instrucciones para un momento así. De ahí la existencia y el éxito de sistemas de creencias como el de Su Eminencia. Immaculada decidió morir porque su vida no era tal, porque no podía cuidar de su hija y tuvo que darla en adopción, porque no podía salir a pasear con sus amigas, porque no podía darle a su esposo lo que éste necesitaba, porque sólo podía pensar y mirar, por muchas razones que sólo ella sabía. Los demás sólo podemos hacer una cosa, callar y respetar.

Dios le guarde en su sabiduría muchos años.

El resto de la entrevista trata sobre temas como el testamento vital y, como no, el condón. Quizás sean objeto de otra carta.

Anuncios

17 marzo 2007 Posted by | Eutanasia | Deja un comentario